English Version

Portada / Turismo / Cultura / Deportes /  Centros de Estudios / Restaurantes / Hoteles / Arte Culinario / Bienes Raíces / Hospitales / Contáctenos 

Santiago en Jinotepe

El 25 de Julio de cada año, los fieles católicos de esta ciudad, que es dueña de su propia alma, costumbres y tradiciones, se aprestan a celebrar las fiestas en honor a su patrono, el Apóstol Santiago, imagen antiquísima que según la leyenda apareció flotando en las aguas del vecino balneario de Huehuete sin que se tenga fecha exacta del hallazgo al que hacen referencias los cronistas. El doctor Armando Luna Silva, historiador, poeta y diplomático, hace notar que una tormenta hizo zozobrar el barco en el que tanto Santiago, patrono de Jinotepe, como San Sebastián, patrono de Diriamba, eran transportados.

Inicialmente, según el cronista que recoge por supuesto lo expresado por antiguos nativos caraceños, las cajas fueron empujadas por las olas a la costa donde curiosos pobladores costeros o salineros, las quisieron abrir para descubrir de qué se trataba y ello fue imposible por lo que las transportaron hasta un macizo rocoso llamado "Loma de Bartolo" hasta donde se presentó el sacerdote del lugar para cerciorarse de que lo que se estaba presentando era un prodigio divino.

La misma crónica señala que hasta al sacerdote se le ocurrió construir en el sitio del hallazgo un santuario para que lo que había en el interior de las cajas fuera venerado por designio celestial.

No obstante, las cajas jamás fueron abiertas, sino hasta que haladas en carretas fueron transportadas a Diriamba y Jinotepe que eran los pueblos vecinos más cercanos.

En Diriamba se produjo otro hecho que llamó la atención del cura y los nativos cuando una de las cajas, la que contenía la imagen de Santiago de nuevo intentó ser abierta y recobró su peso extraordinario, mientras la otra se puso liviana como pluma, lo que a entender de los salineros era prueba de que San Sebastián debía quedarse en Diriamba y Santiago en Jinotepe.

SE QUEDO POR SIGLOS

En efecto, "Guachán" desde entonces es venerado por los diriambinos y Santiago, hijo del trueno y de los zebedeos tal como lo describen los evangelios, se quedó para siempre en Jinotepe donde año con año miles de devotos le tributan un tierno homenaje que coincide con la fecha de su martirio cuando Herodes mandó a decapitarlo convirtiéndose así en el primero de los discípulos martirizados por la causa de Jesucristo y la propagación del evangelio.

Hay sin embargo en las fiestas de Jinotepe dos momentos cumbres, el primero es el tope de los santos patronos de Carazo que tiene lugar el 24 de julio.

Luego de la misa, Santiago, cargado en hombros de sus devotos abandona su místico altar en la parroquia que lleva su nombre y es conducido hasta el beneficio de café Santa Rosa, donde se topa con San Marcos, patrono de la ciudad del mismo nombre.

Entre el estallido de bombas y cohetes y eufóricos gritos de Viva Santiago... Viva el hombre, y otros, se produce el primer electrizante encuentro y luego las dos imágenes son trasladadas a Dolores, el poblado que separa a las ciudades de Jinotepe y Diriamba.

A orillas de la carretera, la gente busca un poco de sombra en las imponentes alamedas de mameyes que son únicas en ese sector caraceño, mientras los que acompañan a las imágenes, que ya para entonces forman un mar humano, se trasladan a Dolores donde muy pronto Santiago y San Marcos estarán frente a frente a "Guachán" el bien amado de los católicos diriambinos.

UNA IMAGEN PUNTUAL

San Sebastián es puntual y llega a la cita escoltado de los bailes tradicionales como El Güegüense o "Macho Ratón" el Toro Guaco, el Viejo y la Vieja y el baile del Gigante, entre otros. A "Chago" lo escoltan los diablitos y las inditas.

En Dolores sobran lo que ocurre es indescriptible y hay que estar en el sitio presenciando el tope de los tres santos para vivir tan inolvidable experiencia.

Una vez que los tres santos se topan entran a la pequeña ermita y luego en hombros de sus cargadores retornan a la parroquia donde el pueblo reunido en el parque central y el atrio del templo les dan una calurosa bienvenida.

LA GRAN FUNCION

El 25 entre tanto es la función que preside el obispo y luego Santiago y el resto de imágenes salen en procesión por las calles de la ciudad. Se destacan en las fiestas de Santiago asimismo, las comidas tradicionales, el guiso de maíz y ayiaco, este último elaborado con costillitas de cerdo, hoja de quelite, trozos de maduro, piña y jocote verde, que es propio de Jinotepe.

Además los sabrosos buñuelos y nacatamales que son repartidos en las enramadas y casas de mayordomos y fiesteros.*

Tomado de http://es.wikipedia.org/wiki/Jinotepe