Portada / Turismo / Cultura / Deportes /  Centros de Estudios / Restaurantes / Hoteles / Arte Culinario / Bienes Raíces / Hospitales / Contáctenos

El Güegüense, Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad

"...¡Alcen, muchachos!  ¡Miren cuánta hermosura!  En primer lugar, cajonería de oro, cajonería de plata, güipil de pecho, güipil de pluma, medias de seda, zapatos de oro,  sombrero de castor, estriberas de lazo de oro y plata, muchintes hermosura, Señor Gobernador Tastuanes, asagáneme ese lucero de la mañana que relumbra del otro lado del mar" 

El Güegüense 


Introducción 

El Güegüense es una obra de teatro callejera bien conocida a través de toda Nicaragua que se presenta cada año del 17 al 27 de Enero durante las fiestas patronales de San Sebastián, en la ciudad de Diriamba, departamento de Carazo.   La obra de El Güegüense es una  síntesis de la fusión de las culturas españolas e indígenas que combinan el teatro, la danza y la música, siendo considerada una de las expresiones folclórica y literaria  más distintivas de la era colonial en América Latina.

 

La obra es oral e inmaterial y ha sido conservada fielmente por el pueblo.  Los textos de la obra han sido compuestos de la tradición oral, probablemente a partir del siglo XVII.  La obra abarca 314 parlamentos en español y náhuatl y por ser folclórica es anónima. Cuatro manuscritos "originales" de la obra han sido peripuestos de la tradición folclórica: El primero lo obtuvo el americanista alemán Karl Herman Berendt (1817-1878), quien fundió dos "originales" que tenía el  Doctor Juan Eligio de la Rocha, el primer gramático e indigenista de Nicaragua.  El segundo lo consiguió el americanista alemán Walter Lehman, quien copió un "original" alrededor de 1908, propiedad del nicaragüense Ramón Zuñiga.  El tercero el Doctor Álvarez Lejarza (1884-1969), hacia los años treinta del siglo XX.  Y el cuarto con 315 parlamentos, conservado por el Diriambino Don José López Romero, actual padrino de la Obra.    El norteamericano Daniel G. Brinton fue el primero en editar los parlamentos obtenidos por Berendt, en el año 1883, en Filadelfia, Estados Unidos.

 

Las historias de la obra giran alrededor de encuentros entre El Güegüense (cuyo nombre se deriva del término Nahuatl güegüe, que es una persona anciana de gran influencia), sus dos hijos y las autoridades coloniales representadas por el Gobernador Tastuanes y el Alguacil.   El Güegüense es traído ante el Gobernador por el Alguacil Mayor por entrar sin permiso a su provincia,  pero la jactancia y las promesas del astuto Güegüense lo ayudan a escapar del castigo y en cambio logra efectuar un casamiento de su hijo mayor con la hija del gobernador.   El interés de la obra no esta en el complot, que es trivial, pero si en el juego inteligente de maniobras verbales, y en el humor, a menudo altamente satírico.  

 

La obra es presentada por ocho caracteres principales apoyados por los bailarines. Los violines, las guitarras y los tambores proporcionan el acompañamiento musical. Los trajes, las máscaras de madera, los sombreros y otras cualidades distinguen los varios caracteres. Por ejemplo, El Güegüense lleva un azote mientras que el Macho Ratón es representado por un personaje de cabeza de caballo derivado de la tradición popular indígena. 

 

De diferentes maneras ha sido clasificada esta obra de teatro: comedia bailante (Daniel G. Brinton), drama épico indígena (Dr. Alejandro Dávila Bolaños), farsa cómica bailable (Alberto Ordóñez), bailete dialogado (Jorge Eduardo Arellano); también ha sido objeto de diversas calificaciones: piedra angular de la tradición dramática [...] de la América Colonial (Franco Cerutti), ejemplo curioso de la tradición de un teatro indo hispánico popular [...] verdadera comedia burlada (G. Díaz Plaja), primer grito escénico del mestizaje (Alberto Ordóñez).  Salomón de la Selva dice de El Güegüense:  "Obra Teatral de valor literario indiscutible, supera a cuanto conocemos de la comedia griega anterior a Aristófanes. Tiene escenas de purísimo lirismo.  Tiene pasajes de lenguaje tan amplio que el propio Aristófanes no le sobrepasa". 

 

El poeta cubano José Martí, en 1884, la califica como comedia maestra después de la conquista, escrita en un dialecto burdo mezcla de castellano bajo y náhuatl corrompido, algunos años después, el maestro universal y nicaragüense Rubén Darío considera que El Güegüense es una obra de simplicidad primitiva donde alternan los diálogos dentro de un marco monótono y pintoresco.

 

El Güegüense es espejo de la identidad del Nicaragüense

 

En la obra de El Güegüense sin duda se encuentran una serie de características del modo de ser del Nicaragüense: la hipérbole para contar las cosas o los hechos que le sucedieron o le suceden en la vida cotidiana, lo astuto para lograr "buenas" oportunidades a las situaciones, el burlarse de su propia tragedia, la comicidad, el humor eufemístico, el aire de fachento, la capacidad para comunicarse con el otro y el uso "inteligente" de las palabras, la suspicacia ante los demás, pero a la vez  la candidez con las cosas que se le promete, en fin una serie de cualidades de la personalidad propia del nicaragüense que es reconocible en cualquier parte del mundo. 

 

El Güegüense es de carácter penitente

 

En su escrito "La Ofrenda de El Güegüense", el historiador diriambino Javier González Montoya explica que la obra es tratada en dos aspectos:

  • Con carácter de estudio  y,

  • Con carácter de penitencia

González Montoya dice que el Güegüense desde el punto de vista de estudio es literario y por ende es artístico, y desde el punto de vista de penitencia es tradicional.  La obra artística es imitada, en cambio la tradicional es la que el pueblo mantiene desde su origen.  Con esto, González expone que El Güegüense literario nace del tradicional y es la otra cara de la moneda.

 

El Güegüense ocupa  el espacio de la tradición para pagar su promesa, y ese es el tributo que ofrece a su Santo Patrono San Sebastián.   Es por esto que la obra tradicional de El Güegüense se presenta únicamente en las "paradas" que se realizan durante Las Fiestas Patronales de Diriamba, todos los años, del 17 al 27 de Enero.

 

González Montoya hábilmente presenta al mundo la dimensión tradicionalista de La Obra de El Güegüense, la cual se puede leer en el siguiente enlace.   La Ofrenda de El Güegüense.

 

En el año 2005, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) declaró "La Obra Teatral El Güegüense" Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad,

 

el 31 de Enero del 2006 el parlamento nicaragüense declaró a El Güegüense como Patrimonio Histórico Cultural de la Nación y a la ciudad de Diriamba, ubicada en el departamento de Carazo, Cuna de El Güegüense  y,

 

el 7 de Febrero del 2006 en el atrio de la Basílica menor de San Sebastián el Presidente de Nicaragua Enrique Bolaños Geyer felicita a Diriamba por salvaguardar la Obra inmortal del Güegüense.

 

Sinopsis de El Güegüense

 



 

Siguenos a través de:

El Güegüense Tradicional Folclórico

Mayordoma: Luvy Rappaccioli Navas

Padrino: José López Romero


Recreación de El Güegüense


 

Fiestas Patronales de San Sebastián



 

 Clic aquí para leer la obra completa

Sones de El Güegüense

- El Güegüense

- Corrido de 1944

- Grabación 1951

- Grabación de 1967

- Grabación Refinada

- Música publicada por el Dr. Brinton

- El Borracho

 

Entre aquí para leer más opiniones del Güegüense

 

 Click aquí para escuchar las respuestas a las preguntas más frecuentes sobre El Güegüense   ¡Nuevo !


 

 

Homenaje de la UNESCO a El Güegüense, Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad

 

El Güegüence o Macho Ratón - Manuscrito de Diriamba


Derechos Reservados www.diriamba.info © 2006 - 2011

Webmaster: Oscar Baltodano

La reproducción total o parcial, de los contenidos de esta web sin previa

autorización está terminantemente prohibida.

Mejor resolución de pantalla: 1024 x 768 pixels